Cada año, millones de adultos mayores -en su mayoría- sufrirán una fractura de cadera devastadora como resultado de una caída simple desde su propia altura. Muchos millones más sufrirán fracturas de columna, muñeca, hombro y pelvis…
Estas fracturas no son un accidente. Es probable que la osteoporosis sea la causa subyacente.

  • Una persona que haya sufrido una fractura osteoporótica presenta el doble de probabilidades de sufrir una nueva fractura sino recibe un diagnóstico y tratamiento de osteoporosis.
  • Aproximadamente la mitad de las personas que sufrió una fractura osteoporótica, tendrá otra, y el riesgo de nuevas fracturas aumentará exponencialmente después de cada nueva fractura.
  • Una de cada cuatro mujeres que haya sufrido una fractura vertebral sufrirá una nueva fractura durante el año siguiente.
  • Casi la mitad de los pacientes tratados en hospitales por fracturas de cadera han sufrido alguna fractura anterior de algún tipo.
  • ¡Esa primera fractura fue una señal de alerta! Esos pacientes deberían haber realizado exámenes de diagnóstico inmediatamente y, en caso de ser necesario, tendrían que haber recibido orientación y tratamiento para la osteoporosis.
  • Lamentablemente, la realidad es que en muchos hospitales y clínicas no consiguen detectar esa primera fractura de modo que los pacientes quedan desprevenidos ante un futuro de sufrimiento y debilidad. Más del 80% de los pacientes que sufren fracturas nunca fueron orientados a realizar exámenes y/o tratamiento de osteoporosis, a pesar de que existen medicamentos eficaces que pueden reducir en forma significativa el riesgo de fracturas entre un 30 y 70%.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • quince + Ocho =