Por Nancy Walsh, escritor de personal, MedPage Today. Comentado por Zalman S. Agus, MD , Profesor Emérito de la Escuela Perelman de Medicina de la Universidad de Pennsylvania y Dorothy Caputo, MA, BSN, RN, enfermera de Planificación.

MINNEAPOLIS – Las mujeres que se quedaron en alto riesgo de fractura de cadera en la osteoporosis a pesar del tratamiento previo con alendronato (Fosamax) se beneficiaron de la adición de teriparatida (Forteo) en lugar de simplemente cambiar a él, un investigador dice aquí.

A los 6 meses, las mujeres que agregaron teriparatida al alendronato (Fosamax), la terapia mostraron aumentos significativos en la densidad mineral ósea volumétrica (DMO) de la cadera en comparación con aquellos que cambiaron a la teriparatida solo (0,9% frente a -0,5%, P = 0,004), de acuerdo a Felicia Cosman, MD, del Hospital Helen Hayes en West Haverstraw, NY

Esos aumentos se mantuvieron significativas a los 18 meses (2,2% versus ningún cambio, P = 0,002), dijo en la reunión anual de la Sociedad Americana de Investigación Ósea y Mineral.

Investigaciones anteriores han sugerido que la DMO diferente y respuestas bioquímicas pueden ocurrir entre las mujeres previamente tratadas con alendronato o raloxifine (Evista) que, o bien añadir o cambiar a la teriparatida, una formulación de hormona paratiroidea, pero los efectos sobre la resistencia ósea eran desconocidos.

Para evaluar los efectos sobre la densidad mineral ósea volumétrica cuantitativa mediante la TC y la fuerza ósea mediante análisis no lineal de elementos finitos, ella y sus colegas reclutaron a 102 mujeres que habían estado recibiendo tratamiento con alendronato, 70 mg por semana, y 96 que tomaban raloxifeno, 60 mg por días, de nueve centros de EE.UU..

“En concreto, queríamos ver si la DMO volumétrica y la fuerza de la columna y de la cadera aumentó de línea de base con el alendronato y raloxifeno grupos y comparar la DMO volumétrica y cambios estimados de fuerza entre el complemento y grupos de interruptores”, dijo.

En el momento de la inscripción, la edad de los participantes fue de 68 media, y la duración media del tratamiento fue de 3,5 años antirresortivo.

En ambos 6 y 18 meses, se observaron aumentos en la DMO volumétrica de la columna vertebral y en la fuerza de la columna vertebral en los pacientes que añadieron teriparatida o abonado a ella, sin diferencias significativas entre los pacientes previamente tratados con alendronato y raloxifeno aquellos previamente receptora.

“Es interesante señalar que el aumento global de la fuerza de la columna vertebral alrededor del 15% es bastante similar para las cohortes de raloxifeno y alendronato, aunque no hay comparaciones estadísticas oficiales podría hacerse a través de estos grupos, ya que no habían sido asignados al azar a los tratamientos antes de entrar en este estudio” explica el investigador.

A diferencia de los efectos de la columna vertebral, se observaron diferencias entre los grupos en la cadera.

Para raloxifeno, hubo un aumento temprano en la DMO volumétrica en la cadera para el grupo que agregó teriparatida, pero a los 18 meses se observaron aumentos similares para los grupos de adición y conmutación.

Con alendronato, las mujeres que habían añadido teriparatida tuvieron incrementos del 2,2% (95% IC: 0,7 a 4,7) en la DMO volumétrica en la cadera a los 18 meses en comparación con ningún cambio en los que cambiaron (p = 0,002)….

Leer Artículo Original Aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • siete − cuatro =