Pese al ejercicio intensivo realizado por algunos de los astronautas y cosmonautas de la NASA, “la pérdida de densidad ósea sigue siendo muy significativa y es importante frenarla”.

Más información